17
Wed, Oct

DE LA ENMIENDA PLATT A LA OEA

Opinion
Typography

Da lástima ver como nuestra nación tomó la semana pasada ante La Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), una actitud genuflexa y muy distanciada de lo que ha sido nuestro país en defensa de la Soberanía de nuestros pueblos.  

La República Dominicana en apoyo a una resolución de la OEA, la cual declara ilegal las elecciones en Venezuela; dicha resolución la cual contó con el apoyo de 19 países y en una votación nominal en la cual la República Dominicana fue la primera en votar.

En esta actuación nuestro Canciller Miguel Vargas, nos ha llevado de rodillas ante un organismo el cual nos ha mancillado con la sangre de nuestro pueblo, cuando en el año 1965 fuimos intervenidos por ese instrumento de torturas que lo es la OEA, la cual fue creada con esos fines amparada por una series de países sumisos al Establishment, como: Brasil, Chile, Perú entre otras. En cambio Venezuela se opuso a esa violación a la Soberanía de los pueblos y, hoy nuestra nación le da una puñalada por la espalda; ya que, nuestro Canciller firmó esa resolución de la OEA, con la pluma que contiene la sangre de nuestros  héroes de 1965, cuando ‘’La Enmienda Platt o la Doctrina de Monroe, hoy conocida con el nombre de OEA fue la interventora en nuestros pueblos y con violencia masacraron a parte de nuestros héroes y ante esa actitud y esas hordas salvajes, Venezuela fue la primera en imponerse y a no apoyarla y hoy día miren como les pagamos.

Recordemos que hoy le toca a Venezuela, mañana será Nicaragua y luego Bolivia.

Nuestra postura ante esa resolución violadora de los derechos de nuestros pueblos era inhibirnos, de acuerdo a lo establecido en nuestro Artículo 3, de nuestra Carta Magna.

Ya que, esa es una situación que compete única y exclusivamente al pueblo Venezolano; el cual debe resolverla como es su deber.

Este genocidio de la OEA, ante Venezuela, trasciende La Divina Comedia de Dante, y la Alemania Nazi. Y todo esto sólo por un puesto de no permanente ante ese Organismo violador de los derechos de los pueblos, que es lo que busca nuestro Canciller en estos momentos.

Por ellos ha sido el primero en firmar con la sangre de nuestro pueblo dicha resolución asesina de naciones.