23
Sat, Jun

Centenaria Logia Cuna de América No. 2

Opinion
Typography
Para escribir la historia de esta Patria, como la memoria histórica de la Masonería,  es necesario hurgar en cada logia, principalmente en  las que han logrado traspasar los 100 años de existencia, centenarias, como la que ocupa nuestra atención.
Las Logias son denominadas Beneméritas al cumplir 100 años de actividad masónica y, Respetables porque, sus maestros masones son de por sí respetables hermanos, calidad que les confieren a dichas organizaciones sin fines de lucro, de hombres libres y de buenas costumbres.
Primero debemos señalar que, la masonería llegó desde Europa hacia América, a partir de 1797, pero es un año antes el inicio de «La búsqueda de la Libertad, la Justicia, la Igualdad y, la Unidad Americana», lo que indujo a la instalación de regímenes republicanos en el Continente Americano, cuyos movimientos independentistas fueron encabezados por destacados masones.
De lo anterior es que, al final del siglo XVIII y el 1800, fueron fundadas varias Logias, entre otras, en Argentina, Caracas, Santiago de Chile, conocidas como «Logias de Lautaro o Lautarinas», en las cuales recibieron la Iniciaron Masónica los próceres venezolanos Simón Bolívar, Andrés Bello y Luís López Méndez, a los fines de «emancipar las colonias hispanoamericanas e instaurar Gobiernos Republicanos». Ocupada esta parte Oriental de la isla por los haitianos (1822-1844), la Gran Logia de Haití-1824 auspició en la zona colonial de la ciudad capital las Logias «Constante Unión No.8», donde recibió la Iniciación Masónica Juan Pablo Duarte Díez, formando parte de su oficialidad como Arquitecto Decorador y, Tomás de Bobadilla, Venerable.
Durante dicha Ocupación Haitiana, fueron fundadas varias logias en: Santo Domingo, Azua,  El Seibo, Santiago y Puerto Plata,  pero ninguna sobrevivió, ya que al ser proclamada la Independencia Nacional en 1844, fueron abatidas las mismas.
Derrotados los haitianos en todas las batallas que provocaron, son reiniciadas las actividades masónicas en el país, de ahí que Tomás de Bobadilla convoca en 1858 una asamblea de masones, donde emerge con fuerza el «Movimiento de Renovación Masónica».
De allí surgió la «Gran Logia Simbólica Nacional», de vida efímera, no sobrevivió, entonces el 24-Octubre-1858 fue fundada e Instalada la «Gran Logia de la República Dominicana», siendo su primer Respetable Gran Maestro Tomás de Bobadilla y, a partir de aquí fueron instaladas varias logias en el País.
Hasta el pasado 15 de mayo, la Gran Logia de República Dominicana, había emitido «Cartas Patentes» para auspiciar 56 Logias, de las cuales sólo permanecen  activas, regulares, unas 18: Tres del Rito de York; dos del Rito de Memphis y, 13 del Rito Escocés; además, del total laboran 13 en el Distrito Nacional, 3 en el Norte, 1 en el Este y 1 en el Sur del País.
De dicho total de logias, 20 serían centenarias pero, sólo existen seis activas, regulares: 3 en el Norte del País («El Nuevo Mundo No. 5», fundada el 27-Febrero-1859, en Santiago; la «Restauración No. 11», el 25-Sept-1867, en Puerto Plata y, la «Perseverancia No. 13», el 18-Julio-1875,  en Moca, Provincia Espaillát.
  Las otras 3 centenarias, están ubicadas en la zona colonial de la ciudad capital: «Libertad No. 20», el 16-Agosto-1891; la «Esperanza No. 9», el 3-Febrero-1867 y, la «Cuna de América No. 2», el 9-Enero-1859.  
La hoy Benemérita y Respetable Logia «Cuna de América No. 2», está ubicada en la calle José Reyes casi esq. Calle Las Mercedes, de la zona colonial del Distrito Nacional, contigua a la Iglesia Católica Las Mercedes.  
Mediante Decreto del Gran Maestro de la Gran Logia Dominicana, la Respetable Logia Cuna de América, inicia sus labores como «Logia en Instancia» el 24-Noviembre-1858, fecha de elección del nombre alegórico «Cuna de América»,
Además, celebrar sus reuniones (tenidas), «en el local de la Merced», los domingos a las 10 a.m. y además, fijaron una cuota de 50 centavos fuertes.
En esta fecha fue elegido el cuadro de los funcionarios para dirigir dicha logia en instancia, el mismo confirmado  para su instalación como logia perfecta.
Al cumplir con todos los requisitos correspondientes, el Gran Maestro emitió la «Carta Patente», entonces el 9-Enero-1859, a las 11 a.m., una Comisión de la Gran Logia, procedió a la instalación de la Respetable Logia “Cuna de América” No. 2, del Rito Escocés.
La comisión, el pleno de la Gran Logia, presidida por el Gran Maestro Tomás Bobadilla, además de los Grandes Vigilantes Gabriel Luna y José Diez, el Gran Orador Felipe Perdomo y, Francisco I. Abreu, Gran Tesorero, procedieron a la instalación de la Respetable Logia “Cuna de América”, juramentaron y pusieron en posesión al Venerable Maestro electo, Jacinto De Castro.
Acto seguido el Venerable juramentó a los demás dignatarios y oficiales de dicho taller masónico, siendo conducidos a sus respectivos puestos.
Dicha primera oficialidad quedó conformada de la manera siguiente: Jacinto De Castro: Venerable Maestro; George Primet y Benito A. Pérez:  Vigilantes; Antonio D. Madrigal: Orador; Juan Nepomuceno Ravelo: Secretario; Pedro T. Garrido: Tesorero; Nicolás Henríquez: Hospitalario; Noel Henríquez: Maestro de Ceremonias, entre otros.
Al producirse la Anexión de la República a España (1861), mediante Decreto del Presidente Pedro Santana, la masonería tuvo que paralizar sus actividades ante la persecución desatada por el régimen español que, mediante una Ordenanza dispuso que fueran abatidas las columnas masónicas en la R.D.
Durante el tiempo que duró dicha arbitraria disposición, la Cuna es la primera logia en paralizar sus actividades masónicas, porque allí las tropas españolas establecieron un  cuartel militar, pasando los masones a la clandestinidad e integrados a la lucha por la Restauración Nacional.
Vencidos los intrusos españoles y, retiradas sus tropas (15-Julio-1865), del territorio dominicano, la Cuna de América recobra su Templo y esplendor. En 1916, perdida otra vez la soberanía de la Patria, ahora invadidos por los EEUU, de nuevo vuelven los masones de la Cuna a la lucha y, usando sus relaciones masónicas nacional e internacionalmente, se gesta un movimiento en todo el Continente Americano de repudio a dicha intervención en un país soberano.
Durante la padecida dictadura de 31 años (1930-1961), del inculto dictador Rafael L. Trujillo, los masones de la Cuna estuvieron integrados en los diversos movimientos clandestinos para derrocar al mismo y su régimen  de vampiros y latrocinio, siendo asesinados los masones de esta logia: Rafael A. Sánchez Sanlley. Octavio A. Mejía Guzmán, Antonio Mota Ricart y, Octavio Pérez Garrido.
En fin, la Logia Cuna de América ha sido desde su fundación, un Faro de Luz por la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.
El Origen y Reseña Histórica de esta Logia, van unidos a su Templo, desde el mismo inicio de sus actividades masónicas. Desde 1549 estaba establecido  el Convento Mercedario, de la Orden de la Merced de la Iglesia Católica, siendo sometida dicha edificación a restauración ante daños causados por ciclones, terremotos y saqueos (1635-1673), siendo abandonado por dicha Orden en 1795.
Desde su condición en Instancia, la Logia Cuna de América ha ocupado legalmente dicho inmueble y tratando de hacer las restauraciones y/o reparaciones de lugar, logrando en 1931 el Título de Propiedad.
En 1987 el Estado Dominicano inició la restauración del colonial Convento y, el  4-Marzo-1987, mediante Decreto del Poder Ejecutivo No. 113-87, fueron declarados de utilidad pública propiedades y solares del antiguo convento, pero la Logia Cuna de América prosigue sus actividades durante los 27 años del proceso de restauración de dicha obra colonial.  
El 12-Septiembre-2003, dicha Logia eleva una Instancia a la Justicia Ordinaria del País, en Demanda de Nulidad de dicho Decreto de Expropiación señalado. Luego de largo proceso, llegó la resolución final e inapelable de anulación del Decreto No. 113-87; entonces la  Logia Cuna de América, con ganancia de causa, recibió el 2-Juio-2010 la ratificación final y definitiva de caso judicial cerrado.
Agregando merecidos triunfos y, con la colaboración de la Presidencia de la República y el Ministerio de Trabajo, la Benemérita y Respetable Logia «CUNA DE AMERICA No. 2», logra otro triunfo, cuando el 9-Septiembre-2011, con gran alegría celebra la Inauguración de su «Patio Español», denominado Dr. Rafael Alburquerque Zayas-Bazán (Don Chichí).
Y, en dicho «Patio Español», la Benemérita Logia continuará sus Planes Culturales y sociales, interrumpidos por la restauración y/o reparaciones señaladas.  
El Cuadro de los Funcionarios que dirigirán las labores de esta Logia, durante este período masónico 2018, está conformado por: Wilfredo Rafael Mejía Ventura: Venerable Maestro; Pedro Asjana M.: Pasado Venerable; Carlos Mota y Virgilio Alvarez: Vigilantes; Felipe S. De Castro P.: Orador; Alberto Martínez: Secretario; Carlos Franceschini C.: Tesorero; Walter Mateo: Hospitalario; Wardis Mejía T. y Pablo Pérez: Maestros de Ceremonias, entre otros.     
Inferimos, finalmente, en que los hermanos masones de la Benemérita y Respetable Logia «Cuna de América No. 2», tienen toda la  razón al sentirse alegres, satisfechos y orgullosos, al celebrar este 159 Aniversario de Actividad Masónica, con una Solemne Tenida Aniversaria, este domingo 14 de enero, vistiendo los históricos trajes masónicos con las  decoraciones correspondientes.